Saltar al contenido →

Coworking, una nueva forma de trabajar

La primera vez que escuchamos hablar sobre un Coworking fue durante nuestro viaje a Tailandia, concretamente en Chiang Mai, ciudad por excelencia de los nómadas digitales. Todavía recordamos nuestra sorpresa al descubrir el “CAMP” uno de los coworkings más modernos y espectaculares del país, en la última planta de un centro comercial. Un espacio inspirado en las más tradicionales bibliotecas, pero de lo más original y versátil, con una buena conexión wifi, singulares zonas de trabajo, múltiples salas de reuniones, mucha luz natural, unas vistas alucinantes a la ciudad, con cafetería y abierto las 24 horas. Como ya te podrás imaginar nos quedamos enamorados, y no solo por el espacio, sino porque era un lugar acogedor y tranquilo que invitaba a la creatividad.

Durante los 5 meses que vivimos en Chiang Mai, también tuvimos la oportunidad de alojarnos 3 días en un coworking & coliving, un hostel que además de hacer la función como tal, también tenía un espacio exclusivo donde poder trabajar, incluso para personas que no eran huéspedes del alojamiento. Los dos conceptos tienen sus ventajas y desventajas, pero es cierto que ambos dan lugar a un ambiente flexible donde desarrollar tu trabajo tenga la estructura que tenga. Pero para empezar desde el inicio y despejar tus dudas sobre todo lo que rodea el término de Coworking, desde dosmochilasenruta.com vamos a explicarte esta nueva filosofía de la que seguro ya has oído hablar y que cada vez está más de moda.

Antes, no podemos olvidar mencionar a nuestra mejor aliada para guardar todo nuestro “material de oficina”, nuestra mochila NORMAND, que nos aporta una seguridad extra con su sistema antirrobo que podemos controlar desde el móvil, su sistema GPS para tenerla siempre localizada, y además está fabricada con un material resistente que impide que se rompan con cuchillos y protección RFID. 

Historia del Coworking

La idea de coworking nació durante el siglo XX, y ha tenido gran éxito debido a su modelo de trabajo colaborativo que persigue el objetivo de conectar con personas de otros sectores, además de ser un lugar donde trabajar. 

El concepto de coworking se originó en Berlín en el año 1995 con la fundación del C-Base, uno de los primeros “hackerspaces” del mundo. Pero este término se empleó por primera vez en Estados Unidos por Bernie Dekoven en el año 1999, el famoso creador de videojuegos, con el propósito de suprimir las jerarquías y poder trabajar como iguales. Durante el mismo año, una compañía de software materializó la idea, y abrió las puertas del 42 West 24, un espacio donde poder alquilar despachos, escritorios flexibles y con un ambiente agradable. A pesar de que no pusieron énfasis en la idea del networking, se convirtió en todo un éxito. 

En el año 2002 aparece el precursor de los coworkings que conocemos en la actualidad. Unos empresarios austriacos inauguraron Schraubenfabrik, espacios dirigidos a emprendedores para poder colaborar y trabajar con perfiles similares. No fue hasta el año 2005, por iniciativa del programador Brad Neuberg, que se abrió el primer coworking oficial, una cooperativa que ofrecía además de mesas y wifi gratuito, almuerzos compartidos, masajes y paseos en bicicleta. Este espacio cerró al cabo de un tiempo para dar paso al “The Hat Factory”, el denominado “Coworking Space”.

Qué es un Coworking

El coworking no es solo una forma de trabajar, sino una nueva forma de vivir el trabajo. En sus inicios esta idea fue concebida para que los freelances encontraran una estructura y una comunidad, no disponible desde sus oficinas en casa. Esta novedosa tendencia ha crecido a pasos agigantados por todo el planeta, y actualmente lo ocupan empresas de todos los sectores por los beneficios y valores que aporta. “Cotrabajar” no solo significa compartir un espacio, sino que además significa compartir experiencias, contribuyendo con tu valor añadido a las personas que tienes alrededor y que éstas a su vez te aporten.

Con el paso del tiempo este concepto ha ido evolucionando, y adaptándose a las necesidades de sus seguidores, por lo que hoy en día, no solo es un lugar de trabajo, sino que ofrece una amplia variedad de servicios a sus clientes, desde cocina, cafetería, zonas de reuniones equipadas con proyectores, atractivas zonas comunes con sofás, áreas recreativas con mesas de ping-pong, hasta talleres, eventos, gimnasio y yoga. Todo está organizado para que el “coworker” solo esté focalizado en su proyecto. Pero sin duda, la parte más importante es el contacto con la comunidad para crear sinergias profesionales y nuevas oportunidades. 

Por lo tanto, la esencia de los espacios coworking radica en la colaboración por encima de la competición, la creación de una fuerte comunidad, la participación en lo que se requiera y el continuo aprendizaje dentro de un sistema de valores destinado a trabajar y compartir conocimientos.

Tipos de coworking Space

Existen distintos tipos de espacios de trabajo dependiendo del perfil profesional y las necesidades de cada negocio. Por este motivo puedes encontrar los espacios de coworking que combinan zonas comunes con despachos privados y lugares con mesas compartidas, las oficinas compartidas, que suelen ser distintos negocios o perfiles profesionales que se complementan formando una comunidad, los centros de negocio que tienen infinidad de servicios para el coworker y se especializan en alquiler de despachos, y los Hubs, espacios de inspiración donde lo más importante es el networking. 

Los mejores Coworkings de España

Aunque en España los espacios coworking llegaron de manera pausada, en la actualidad se han convertido en algo esencial, y actualmente contamos con centenares de ellos distribuidos por todo el país, sobre todo en las ciudades más grandes. Si ya te hemos convencido para unirte a este emprendedor movimiento, no te pierdas algunos de los mejores coworking del país.

  1. Wayco (Valencia)

Wayco es uno de los mejores coworking ubicados en Valencia, y dispone de dos espacios en dos zonas clave de la ciudad. Con los más de 3.000 m2 de espacio de trabajo, podrás proyectar toda tu creatividad en tu negocio, y buscar la inspiración en sus espectaculares salas. Además, apuestan por el networking, así que no faltan múltiples talleres y actividades, todo unido a un buen ambiente y a la última tecnología. 

  1. Campus Google (Madrid)

Ubicado en la calle Moreno Nieto de Madrid se encuentra Campus Google, creado por el todopoderoso Google, que acoge el mayor volumen de Startups. Un lugar para aprovechar al máximo todos los eventos, talleres y conferencias que proponen para buscar las mejores herramientas y sacar el mayor potencial a tus proyectos. Aquí no solo vienes a trabajar, sino que también vas a aprender y a conectar con personas clave de la comunidad. 

  1. Aticco (Barcelona)

Aticco se localiza en Barcelona y tiene diferentes sedes en la ciudad como en Verdaguer, Urquinaona, Bogatell y Hospitalet. Su concepto va más allá de mesas y sillas en un espacio de trabajo compartido. Han creado un ecosistema innovador y flexible donde la colaboración y las conexiones entre coworkers es fundamental para mejorar tu proyecto y crear nuevas oportunidades. 

  1. WorkINcompany (Sevilla)

En pleno centro de Sevilla se encuentra WorkINcompany, un espacio proactivo repleto de personas con grandes conocimientos y experiencia para compartir. Su entono funcional y dinámico te permitirá trabajar donde te sientas más cómodo, sin olvidar cubrir todas tus necesidades con el mejor internet a tu alcance. 

  1. GoCoworking (Gran Canaria)

En un inmejorable clima y fantásticas playas se localiza uno de los mejores coworking de España, el GoCoworking, situado en las Palmas de Gran Canaria. Su objetivo es crear el mejor ambiente para que compartas tu pasión, desconectes en su acogedora terraza chill out, te muevas en bicicleta con la facilidad de tener donde aparcarla, y crezcas con los cursos, talleres y charlas que se imparten. 

A día de hoy, podemos decir que la revolución del coworking está dejando obsoletas las oficinas “de toda la vida”, y está cambiando nuestra manera de entender no solo la oficina tradicional, si no la manera de trabajar y relacionarlos con los demás, ya que en lugar de tener compañeros de diferentes departamentos, estás rodeado de personas con diferentes capacidades e intereses que pertenecen a otros negocios, las que te pueden aportar ideas, en un entorno flexible donde pueden surgir nuevas oportunidades y negocios.

Dos mochilas en ruta

Publicado en Sin categoría

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *